El sistema alimenticio actual está deteriorando nuestra salud

Nutrición y salud

Ya está más que de sobra documentado el hecho de que nuestra alimentación influye directamente en nuestro estado de salud. Y esto también se aplica a muchas de las enfermedades que padecemos. El sistema alimenticio actual está deteriorando nuestra salud. Gran parte de las creencias más extendidas sobre nutrición y salud están equivocadas y no se corresponden con la con la verdadera ciencia. Estas creencias no han sido difundidas y extendidas por motivos de salud y bienestar, sino por diversos intereses, entre ellos los comerciales.

¿Son realmente saludables los consejos que recibimos sobre nutrición y salud?

Según la verdadera ciencia, honrada y desinteresada, muchos de los consejos que recibimos sobre nutrición y salud están equivocados.

A raíz de la revolución industrial, aumentó el consumo de alimentos de origen animal (carnes, huevos, lácteos y pescados), y de productos procesados y refinados. Con esto, también crecieron, y de manera exponencial, diversos problemas de salud y enfermedades como el sobrepeso (que hoy en día es una gran epidemia, tanto en niños como adultos), la obesidad, la diabetes, el cáncer, la osteoporosis, los trastornos del aprendizaje, el autismo… Hoy se sabe que todos estos problemas de salud y enfermedades guardan una estrecha relación con nuestros hábitos nutricionales y otros hábitos de vida.

La información sobre nutrición y salud que llega a la mayor parte de la población proviene realmente de la industria. Para hacer llegar la información a la población es necesario mucho dinero, y quien tiene el dinero es la industria. La verdadera ciencia no tiene el dinero para llegar a tantas personas con el marketing. Por lo tanto, la mayoría de la población solo recibe la información de quienes tienen el dinero. Y esta información está lejos de ser desinteresada y honesta, como te puedes imaginar.

Creencias extendidas (y equivocadas) sobre nutrición y salud

En nuestra sociedad existen multitud de creencias muy extendidas y equivocadas, como son:

La creencia de que es necesario tomar alimentos de origen animal

Que es necesario tomar alimentos de origen animal para estar sanos y fuertes (carnes, huevos, lácteos y pescado). Esto no solo no es cierto, sino que su consumo está muy relacionado ya con numerosos problemas de salud y enfermedades, incluyendo el cáncer. Para más información, te recomiendo los libros que encontrarás en esta página (Nutrición Consciente y Superalimentos), y El Estudio de China, del doctor T. Colin Campbell. Este famoso estudio es uno de los mayores realizados sobre nutrición y salud. Un estudio realizado durante más de veinte años por varias universidades americanas, entre ellas la Universidad de Oxford y la Universidad de Cornell. En mi libro Nutrición Consciente encontrarás un resumen de la información que contiene este estudio, además de otros estudios, investigaciones y testimonios sobre una nutrición verdaderamente natural y saludable.

La creencia de que las grasas son perjudiciales

Que las grasas, en concreto las grasas saturadas, son muy perjudiciales y responsables del sobrepeso y la obesidad, entre otros problemas de salud. Esta es una creencia que se extendió para proteger los intereses de la industria. Sin embargo, y como ahora se sabe, las grasas naturales, tanto las saturadas como las insaturadas, son muy beneficiosas y necesarias para la salud. Las que están íntimamente relacionadas con numerosos problemas de salud y enfermedades son las grasas «trans», procedentes de la hidrogenación de grasas vegetales. Estas grasas perjudiciales se encuentran principalmente en alimentos industriales como bollos, tartas, galletas, comida rápida, patatas fritas y en aceites refinados y calentados, entre otros. Por el contrario, las grasas de los alimentos vegetales al natural son muy beneficiosas y saludables, y están muy relacionadas con la salud y el bienestar. Estas grasas están presentes en frutos secos y semillas (en crudo, sin tostar y sin sustancias añadidas). También en alimentos como el coco o el aguacate, y en aceites vegetales (sin refinar ni calentar) como el de oliva, de lino o de cáñamo.

La creencia de que hay que comer de todo

Que para una dieta saludable «hay que tomar de todo». Esta es una frase que he escuchado en multitud de ocasiones. Sin embargo, En esta sociedad, con tantos intereses industriales, comer de todo lo que nos ofrecen los comercios es de todo menos saludable. Por otra parte, sí es cierto y recomendable tomar una adecuada variedad y cantidad de alimentos naturales vegetales. Así, podremos tener nuestras necesidades nutricionales cubiertas, y disfrutar de mayor salud y bienestar.

Otras creencias que han demostrado estar equivocadas

Otras creencias. Como la de que los frutos secos engordan, que para adelgazar es recomendable limitar los hidratos de carbono o las grasas, o que para tener nuestras necesidades cubiertas es necesario tomar suplementos. Estas y otras son también creencias extendidas, que no están basadas en la ciencia honesta y desinteresada, sino en intereses industriales. 

Como ya hemos visto, el sistema alimenticio actual está deteriorando nuestra salud. La verdadera ciencia honesta, independiente y desinteresada ha sido acallada, censurada y ridiculizada. Esta ciencia nos dice algo muy diferente a los habituales consejos de «come carne y pescados, toma lácteos y come de todo si quieres estar sano/a y fuerte». Entonces…

¿Cuál es la verdadera nutrición natural, saludable y equilibrada para nosotros?

Según la auténtica ciencia, muchos de los productos y prácticas industriales, incluyendo a los alimentos de origen animal, están muy relacionados con diversos problemas de salud y enfermedades que hoy padecemos en nuestra sociedad. Como ya está bien documentado y contrastado, el sistema alimenticio actual está deteriorando nuestra salud. Y también la de los más pequeños. Según cifras oficiales, casi la mitad de los niños y niñas tienen sobrepeso u obesidad. Esto es una de las grandes epidemias de hoy día, y es algo grave.

La verdadera nutrición natural y saludable, según esta ciencia, es la basada en alimentos vegetales. Además, estos alimentos deben estar en un estado lo más natural posible, y respetando ciertos cuidados en la producción, procesado, conservación y cocinado. Alimentos como los cereales integrales, las legumbres, las frutas, los frutos secos y las semillas. También tenemos tubérculos como las patatas o los boniatos y algunas algas marinas, entre otros alimentos que podemos añadir a nuestra alimentación saludable.


Conoce las propiedades medicinales, estudios y datos nutricionales de 13 superalimentos
Descubre las claves para conseguir una alimentación saludable, natural y consciente según la ciencia
Seis claves para una alimentación vegetariana o vegana saludable, natural y equilibrada