Estudios e investigaciones sobre nutrición y salud

La verdadera ciencia, honesta, desinteresada e independiente, no tiene el dinero para llegar a la gran mayoría con el márketing. Por lo tanto, la población recibe la información de los estudios e investigaciones sobre nutrición y salud de quienes tienen el dinero, que es la industria.

Sin embargo, existen cientos o miles de estudios e investigaciones que revelan los daños asociados a nuestro estilo de alimentación predominante, basada en alimentos de origen animal y en procesados y refinados. Además, existen cientos o miles de estudios que muestran los beneficios de una alimentación basada en alimentos vegetales bien planificada. Una alimentación que puede resultar adecuada para todas las etapas del ciclo vital, tal y como afirma la propia Asociación Española de Dietistas Nutricionistas. Y esta es una alimentación que puede ayudar a prevenir y tratar multitud de problemas de salud y enfermedades.

A continuación, encontrarás una pequeña lista de estudios e investigaciones realizados, que pueden ayudarte a aclarar dudas y a tener una visión diferente sobre nutrición y salud.

La alimentación y las enfermedades del corazón

Estudios e investigaciones sobre nutrición y salud

Según el doctor en medicina Caldwell B. Esselstyn, una eminencia en Estados Unidos y experto en cardiopatías, las enfermedades del corazón y los ataques cardíacos, que aumentan alarmantemente cada año, tienen mucho que ver con el estilo de alimentación occidental. Nuestra alimentación predominante actual está basada en alimentos de origen animal y en alimentos procesados, con grandes cantidades de grasas perjudiciales. Tal y como declaró:

«En la civilización occidental no hay nada más común que la enfermedad coronaria, y es por culpa de la comida que comemos todos los días».

En relación con esto, llevaron a cabo un estudio con pacientes con enfermedad de las arterias coronarias, en los que diferentes intervenciones de cirugía habían sido un fracaso. El resultado fue sorprendente: una dieta basada en plantas logró reducir el colesterol malo a niveles seguros y que no tuvieran eventos coronarios durante los 12 años siguientes. Durante los 8 años anteriores al estudio y al cambio en la alimentación, este grupo de personas había padecido más de 49 eventos coronarios.

Fuente: Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Muchos de nuestros antepasados eran vegetarianos

Estudios e investigaciones sobre nutrición y salud. Muchos de nuestros antepasados eran vegetarianos
Hombre de la prehistoria

Tal y como han descubierto diversos estudios e investigaciones sobre nutrición y salud publicados, nuestros antepasados humanos eran casi todos vegetarianos. En contra de lo que nos han enseñado a pensar, se han encontrado muestras contundentes de que en el período prehistórico la alimentación predominante se basaba en alimentos vegetales. Alimentos como frutas, frutos secos, semillas y plantas.

En este sentido, la doctora, investigadora y genetista arqueóloga Christina Warinner, de la Universidad de Harvard, afirma:

«Los humanos no tienen adaptaciones genéticas, anatómicas ni fisiológicas para consumir carne. Por el contrario, sí estamos adaptados para comer vegetales. Tenemos tractos digestivos más largos que los carnívoros. Esto nos permite digerir vegetales y fibras, que necesitan un mayor procesamiento. También nos falta la capacidad de producir vitamina C, que se encuentra en las plantas. Que no podamos producirla demuestra cuánto dependemos de los vegetales en realidad».

Por lo tanto, y en base a los estudios realizados en los huesos, se ha descubierto que nuestros antepasados humanos de la prehistoria se alimentaban principalmente de vegetales.

Fuente: Scientific American

El consumo de carne (también «blanca») y el cáncer

La carne blanca y el cáncer
El consumo de carne blanca está muy relacionado con el cáncer

Según una gran cantidad de estudios e investigaciones sobre nutrición y salud, el consumo de carnes, tanto rojas como blancas, está íntimamente relacionado con diferentes tipos de cáncer. Según un estudio prospectivo de 6 años en más de 32.000 personas sin antecedentes reportados o documentados de cáncer, del Centro de Investigación de Salud de la Universidad de Loma Linda, en Estados Unidos, el consumo de carne blanca es un factor de riesgo dietético importante para el cáncer de colon.

Por otra parte, encontraron que el consumo de legumbres disminuía el riesgo, y que personas con una alta masa corporal, un bajo consumo de leguminosas y un consumo de carne blanca elevaron a más del triple el riesgo de padecer cáncer.

Fuente: Centro Nacional para la Información Biotecnológica (EE.UU.).

El hierro hemínico (animal) y las enfermedades coronarias, la muerte súbita y la diabetes

El hierro hemínico y las enfermedades del corazón
El consumo de hierro presente en alimentos de origen animal está muy relacionado con diversas enfermedades

Tal y como ha descubierto ya la verdadera ciencia, el consumo de hierro hémico, presente en alimentos de origen animal, aumenta el riesgo de padecer enfermedades coronarias, acumulación de placa en las arterias y diabetes, entre otras.

Según la doctora Helen H. Moon, hematóloga y oncóloga americana, existe una gran evidencia científica que relaciona el consumo de alimentos de origen animal con las enfermedades coronarias:

«Se realizó un metaanálisis sobre seis estudios prospectivos con 130.000 pacientes y se llegó a la conclusión de que un miligramo al día de hierro hemo (presente en carnes y pescados) se asocia a un incremento del 27% del riesgo de enfermedad coronaria». (Una hamburguesa normal tiene entre 2 y 3 miligramos).

El exceso de hierro y el hierro «hem» está relacionado con la enfermedad en general

También la Universidad Complutense de Madrid realizó un estudio, liderado por el doctor Juan Ariel Jara Guerrero, sobre el consumo de hierro y la salud. En este trabajo descubrieron que el exceso de hierro promueve las enfermedades cardiovasculares, acelera el desarrollo de aterosclerosis y aumenta el riesgo de muerte súbita. Además, se relaciona con la diabetes y con la enfermedad en general. 

«El hierro hem es un poderoso contribuyente en la formación y progresión de la aterosclerosis… La ingesta dietética de hierro ha demostrado una significativa asociación con un mayor riesgo para enfermar». «En un interesante estudio prospectivo con más de 13.000 mujeres en 10 años de seguimiento, se ha revelado que una elevada ingesta dietética prenatal de hierro hem, está asociada con un incremento del riesgo para adquirir diabetes gestacional».

Tal y como se nos advierten en este artículo, el hierro se elimina con mucha dificultad por el organismo. Por esto, a la larga se puede dar una acumulación excesiva y peligrosa, incluso tomando cantidades mínimas.

Fuente: Researchgate y Revista Española de Cardiología.

Testimonios de profesionales de la salud

Son numerosos los casos de científicos y expertos en materia de salud que comparten sus conocimientos y experiencia de forma pública. Y son cada vez más los que declaran algo muy diferente a los consejos oficiales sobre nutrición y salud.

A continuación te comparto algunos de ellos:

Los alimentos de origen animal y la placa en las arterias

Cuando comes productos animales se forman placas en las arterias coronarias.
Dr. Kim Williams

«Cuando comes productos animales se forman placas en las arterias coronarias. La generación de placas no solo reduce la función de las arterias, sino también bloquea el flujo, lo que causa dificultades graves al corazón, y este no puede abastecer al cuerpo».

«Nos va a ir mucho mejor si nos deshacemos de los productos animales, y la bioquímica aporta sólidos motivos para justificarlo».

-Dr. Kim Williams. Presidente de la Academia Americana de Cardiología en 2015-.

La proteína animal y la muerte prematura

Una dieta con alto contenido de proteína animal aumenta el riesgo de sufrir muerte prematura y cáncer.
Dr. Dean Ornish

«Quienes siguen una dieta con alto contenido proteínico animal tienen un 75% más de riesgo de sufrir muerte prematura y un 400 o 500% más de riesgo de fallecer de cáncer en todas sus formas, de próstata, mama, colon y diabetes de tipo 2″.

-Dr. Dean Ornish. Fundador del Instituto de Investigación de Medicina Preventiva (EE.UU)-

Durante casi 40 años, el doctor Ornish ha dirigido investigaciones clínicas que demuestran que un cambio en nuestros hábitos puede prevenir y revertir enfermedades como el cáncer o la enfermedad coronaria.

El doctor Dean Ornish es autor de varios libros, creador de la «dieta Ornish», y ha recibido varios premios por su contribución en diferentes campos de su profesión.

El consumo de carne y la fertilidad

Cuanta más carne comemos los hombres, antes perdemos nuestra hombría.
Dr. Aaron Spitz

«Al pensar en un hombre varonil pienso en alguien que tiene fuerza, resistencia, potencia sexual y fertilidad. Los estudios científicos muestran que, cuanta más carne comen los hombres, más rápido pierden su hombría».

 Dr. Aaron Spitz. Presidente de la Asociación de Urología de California

El doctor Spitz es autor de un libro sobre salud sexual masculina, «The penis book». Es delegado representante de los urólogos de Estados Unidos ante la Asociación Médica Americana, y experto en salud sexual masculina y fertilidad. También ha aparecido en diversas ocasiones en medios de comunicación americanos para divulgar sus conocimientos.

El consumo de lácteos y el cáncer de próstata

Consumir lácteos aumenta el riesgo de padecer cáncer de próstata
Dr. Walter Willett

«Los aminoácidos de origen animal hacen que las células se multipliquen más rápido. Por ejemplo, cada vez hay más indicios de que consumir proteínas de origen lácteo causa un mayor riesgo de cáncer de próstata (40% más de riesgo). La cadena causa-consecuencia parece clara».

-Dr. Walter Willett. Jefe del departamento de Epidemiología y Nutrición en la Universidad de Harvard-

Según declaró en una conferencia en la Ciudad del Vaticano, se podría evitar una de cada tres muertes haciendo cambios hacia una dieta más basada en vegetales.