Uno de los mayores estudios realizados sobre nutrición y salud

La alimentación natural del ser humano

En este artículo encontrarás información documentada y contrastada sobre la alimentación natural del ser humano según la verdadera ciencia (honesta, independiente y desinteresada). Para ello te hablaré de unos de los mayores estudios realizados hasta la fecha sobre nutrición y salud: «El Estudio de China».

«El Estudio de China» es una de las mayores recopilaciones de estudios e investigaciones científicas realizados sobre nutrición y salud. Ha sido fruto de más de veinte años de colaboración entre la Universidad de Oxford, la Universidad de Cornell y la Academia China de Medicina Preventiva. Sus conclusiones sorprendieron a los propios científicos: el consumo de alimentos de origen animal está íntimamente relacionado con diferentes problemas de salud y enfermedades graves. Enfermedades como el cáncer, la osteoporosis, las enfermedades renales, las enfermedades del corazón, la demencia o la diabetes.

El Estudio de China
Libro «El Estudio de China»

«El Estudio de China» , del doctor T. Colin Campbell y Thomas M. Campbell, es uno de los libros más y mejor documentados sobre nutrición y salud. Las conclusiones a las que llegaron en estos diferentes estudios sorprendieron a los propios investigadores, que tenían otras ideas preconcebidas sobre nutrición y salud. Creencias como la de que necesitamos comer carne para estar sanos y fuertes o tomar leche para fortalecer los huesos y prevenir enfermedades como la osteoporosis. Esto no solo ha demostrado estar equivocado, sino que sucede justamente lo contrario. Según múltiples estudios, investigaciones y datos históricos estadísticos, el consumo de estos y otros alimentos (de origen animal y otros alimentos industriales procesados) incrementa el riesgo de padecer numerosos problemas de salud y enfermedades.

La proteína animal y el cáncer

Según esta recopilación de estudios e investigaciones, cuanta más proteína animal consumimos, más probabilidad de contraer cáncer en sus diferentes formas, enfermedades coronarias, enfermedades de los riñones, enfermedades mentales como el alzheimer o enfermedades de los huesos como la osteoporosis, entre otras muchas. El consumo habitual de productos de procedencia animal, como carnes, huevos, lácteos y pescados, no solo no es necesario ni beneficioso para nuestra salud, sino que incrementa las probabilidades de padecer múltiples problemas de salud y enfermedades. Además, potencia otros problemas graves en el mundo.

Tal y como afirma el doctor Thomas Colin Campbell, uno de los autores del libro y ex profesor de bioquímica nutricional de la Universidad de Cornell:

«Docenas y docenas de estudios revelan que los países con menor incidencia de afecciones cardíacas son aquellos donde se consumen menos cantidades de alimentos de origen animal. Otras docenas de estudios indican que los individuos que consumen más alimentos vegetarianos y productos integrales contraen menos enfermedades cardíacas. Y otros estudios también demuestran que una dieta con escasos alimentos de origen animal y rica en productos vegetarianos sin procesar puede demorar o incluso revertir este tipo de enfermedades. Este proceso no solo se extiende a las dolencias cardíacas sino también a la obesidad, la diabetes tipo 2, al cáncer de colon, de mama y de próstata, a la esclerosis múltiple y a otras enfermedades autoinmunes».

La alimentación predominante y la salud

La gran repercusión que tienen nuestros hábitos alimenticios en nuestra salud está ampliamente documentada. Lo que introducimos en nuestro organismo tiene mucha más influencia en nuestros problemas de salud y enfermedades de lo que muchos creen. La alimentación recomendada y difundida a la gran mayoría de la población no tiene mucho que ver con la alimentación natural del ser humano. Nuestra alimentación predominante está íntimamente relacionada con casi todos los problemas de salud que padecemos en nuestra sociedad. Esto incluye el cáncer, el sobrepeso y obesidad, enfermedades del corazón, enfermedades mentales (las diferentes sustancias tóxicas que introducimos en nuestro cuerpo acaban afectando también al cerebro y a su funcionamiento), cálculos renales, enfermedades del intestino, problemas en el aprendizaje, autismo, y un largo etcétera..

«¿Cuáles son las probabilidades de que cientos, incluso miles, de estudios diferentes demuestren los beneficios de los alimentos vegetarianos y los perjuicios de los de origen animal para tantas enfermedades diferentes? No podemos decir que se trate de una coincidencia ni que se deba a datos incorrectos, a investigaciones parciales o tendenciosas, a estadísticas erróneamente interpretadas o al hecho de «jugar con las cifras». Esto debe tener una base real».

Los «ocho principios de los alimentos y la salud»

Los ocho principios de los alimentos y la salud

En esta gran recopilación de estudios, investigaciones científicas y datos estadísticos encontrarás información contrastada sobre muchas de las afirmaciones erróneas que muchos hemos creído. Afirmaciones como la de que necesitamos comer alimentos de origen animal para estar sanos y fuertes, o que necesitamos tomar lácteos para nuestros huesos.

En este libro también descubrirás los «ocho principios de los alimentos y la salud» para:

  • Vivir más tiempo
  • Sentirte y parecer más joven
  • Tener más energía
  • Perder peso
  • Bajar tus niveles de colesterol en sangre
  • Prevenir una enfermedad cardíaca e incluso conseguir que remita
  • Reducir tu riesgo de cáncer de próstata, de mama y de otros tipos de cáncer
  • Conservar tu visión durante los últimos años de tu vida
  • Evitar diversas intervenciones quirúrgicas
  • Prevenir y tratar la diabetes
  • Reducir considerablemente la necesidad de tomar fármacos
  • Mantener tus huesos fuertes
  • Evitar la impotencia
  • Evitar los derrames cerebrales
  • Prevenir los cálculos renales
  • Evitar que tu bebé contraiga la diabetes tipo 1
  • Aliviar el estreñimiento
  • Reducir tu tensión sanguínea
  • Evitar el Alzheimer
  • Vencer la artritis
  • Y mucho más…

Y estos ocho principios son:

  1. La nutrición representa las actividades combinadas de innumerables sustancias alimenticias. El todo es más que la suma de sus partes.

No solo se trata de consumir calcio, determinadas vitaminas, hierro u otras sustancias aisladas para mantener nuestra salud, sino que múltiples sustancias y organismos trabajan en conjunto para la adecuada asimilación de nutrientes, su distribución y su uso. Para potenciar nuestra salud debemos tomar los nutrientes y sustancias consumiendo alimentos naturales. Estos alimentos los contienen en una determinada cantidad, composición y combinación par que nuestro organismo los pueda asimilar y utilizar adecuadamente. Y estos alimentos forman parte de la alimentación natural del ser humano.

  2. Los suplementos vitamínicos no son una panacea para la buena salud.

Como has leído en el párrafo anterior, la verdadera nutrición saludable trabaja como un sistema bioquímico complejo con miles de sustancias químicas y reacciones que producen múltiples efectos en nuestra salud. Las sustancias que contienen los suplementos en forma aislada no pueden sustituir a los alimentos naturales e integrales. Estos alimentos contienen multitud de nutrientes y sustancias en una adecuada proporción y combinación para su correcta asimilación y utilización.

3. Prácticamente, no existen nutrientes en los alimentos de origen animal que no puedan proporcionarnos las plantas de una forma más sana.

Los alimentos vegetales tienen una cantidad muy superior de vitaminas, antioxidantes, fibra y minerales con respecto a los de origen animal. Y todos estos y otros nutrientes son muy necesarios para nuestra salud.

4. Los genes, por sí solos, no determinan la enfermedad. Funcionan únicamente cuando son activados, o expresados, y la nutrición desempeña un papel esencial para determinar cuáles son los genes expresados, sean favorables o desfavorables.

Nuestros genes intervienen en todas las funciones del organismo, pero no son determinantes y son, como ya se ha descubierto, extremadamente flexibles y mutables. Nuestra genética es afectada por factores como nuestros hábitos, nutrición, el ejercicio que hacemos, nuestros pensamientos predominantes, el medio ambiente o los tóxicos a los que nos exponemos, entre otros. Según la verdadera ciencia, solo conocemos una parte muy pequeña de nuestro genoma, y de cómo funciona, por lo que manipularlo puede resultar muy peligroso. Como ya ha descubierto la verdadera ciencia, no somos víctimas de nuestros genes. Nuestra salud depende en gran parte de nuestros hábitos diarios y del cuidado del medio ambiente. Por lo tanto, cada uno de nosotros tenemos un gran poder y una gran responsabilidad.

  5. La nutrición puede controlar sustancialmente los efectos adversos de los compuestos químicos tóxicos.

Se ha comprobado en ciertos estudios científicos, que se puede desarrollar enfermedades como el cáncer introduciendo proteína animal y cierta cantidad de una toxina en animales. Así mismo, cuando se elimina la proteína animal, la probabilidad de desarrollar la enfermedad desaparece casi por completo, aún introduciendo la misma cantidad de la toxina.

  6. La misma nutrición que previene la enfermedad en sus estadios tempranos (antes del diagnóstico) puede también detenerla o revertirla en sus estadios más avanzados (después del diagnóstico).

Alimentación natural
Una nutrición adecuada basada en alimentos de origen vegetal es eficaz en la prevención y el tratamiento de enfermedades

  7. La nutrición que es beneficiosa para una enfermedad crónica promoverá la buena salud en general.

Al contrario de lo que nos recomienda la medicina convencional, no se trata de diferenciar dietas específicas para determinadas enfermedades o problemas de salud. Como norma general, aunque también atendiendo a las características específicas de cada caso, la alimentación natural del ser humano es adecuada y saludable para casi cualquier problema de salud o enfermedad. La misma nutrición que promueve la salud, puede ayudar a prevenir y a tratar problemas de salud y enfermedades. Incluyendo el cáncer, la diabetes, osteoporosis, autismo, alzheimer, sobrepeso, enfermedades del corazón, o los cálculos en el riñón, entre otras.

  8. La buena nutrición promueve la salud en todas las áreas de nuestra existencia. Todas las partes están interconectadas.

Como ya está descubriendo la ciencia, no estamos formados por partes desconectadas ni se debe separar el cuerpo de la mente, el alma, el espíritu y las emociones, porque forman parte de un TODO. De manera similar, nosotros también formamos parte de un TODO mayor al que estamos realmente unidos. Nuestros pensamientos, emociones, estado de ánimo y nutrición afectan a nuestra salud, ya que son partes indivisibles de un TODO.

Un cambio en nuestra nutrición

Muchos de los consejos que recibimos sobre nutrición y salud están equivocados y provienen realmente de las mismas industrias que venden los productos. Consejos como que necesitamos comer carne, huevos, lácteos y pescados para crecer y mantenernos sanos y fuertes o que todas las grasas son perjudiciales y engordan. Estos y otros consejos no provienen, en realidad, de la verdadera ciencia. La verdadera ciencia, desinteresada y honrada, no tiene el dinero suficiente para llegar a toda la población con el marketing. Sin embargo, esta ciencia honesta e independiente de la industria nos dice algo totalmente diferente e, incluso, opuesto:

«Durante las últimas dos o tres décadas se han obtenido evidencias sustanciales que demuestran que la mayoría de las enfermedades crónicas de nuestro país (EE.UU.) se pueden atribuir, al menos en parte, a una nutrición incorrecta. Lo han dicho los paneles de expertos del gobierno, y también los cirujanos generales y los científicos académicos. Hay más muertes causadas por una dieta inadecuada que por el tabaco, por accidentes o por cualquier otro factor medioambiental o relacionado con el estilo de vida». […]

«Lo mejor que podrían hacer las autoridades para evitar que haya más dolor y sufrimiento en este país es comunicar a los ciudadanos de forma inequívoca que ingieran menos productos animales y vegetales altamente refinados, y más alimentos de origen vegetal. Este es un argumento sólido, basado esencialmente en una gran cantidad de evidencias científicas irrevocables. Sería deseable que el gobierno lo dejara bien claro, tal como hizo con el tabaco. El tabaco mata, pero también lo hacen esos alimentos perjudiciales».

Si quieres saber más

Para saber más sobre este extraordinario estudio y la alimentación natural del ser humano, te recomiendo leer El Estudio de China y mi libro Nutrición Consciente. Ambos están muy bien documentados y son dos de los libros más completos sobre nutrición y salud que te recomiendo.

La alimentación natural del ser humano
Libro «El Etudio de China»