Nuestro sistema alimenticio provoca el sufrimiento y la muerte de miles de millones de animales cada año

Nuestro sistema alimenticio actual, basado en alimentos de origen animal, provoca el sufrimiento y la muerte de miles de millones de animales cada año en el mundo.

Según fuentes de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), se matan unos sesenta mil millones (60.000.000.000) de animales al año en el mundo y unas ciento cuarenta toneladas (140.000 kg) de peces. En la actualidad (Enero de 2020) han muerto en los diversos incendios de Australia más de quinientos millones de animales, lo que es una catástrofe de gran magnitud. Pues bien, la cantidad de animales que se sacrifican al año en el mundo para nuestro consumo es unas ciento veinte (120) veces mayor, sin contar con la pesca. Además, la gran mayoría de estos animales viven en cautividad y en unas condiciones antinaturales que les genera gran estrés, ansiedad y miedo durante toda su vida. Los animales no hablan, o, al menos, en el mismo lenguaje que nosotros, pero sí tienen sentimientos, sienten alegría, pena, miedo, dolor o felicidad.

Además de potenciar nuestra salud, ayudar a disminuir el hambre y sufrimiento de muchos, y respetar el medio ambiente, una alimentación basada en alimentos vegetales acabaría con el sufrimiento y la muerte de miles de millones de animales en el mundo. Todos estos animales que son sacrificados cada año en el mundo tienen derecho a vivir y a ser respetados. Y nosotros, sus hermanos mayores, deberíamos cuidarlos y tratarlos como se merecen.

Nuestra responsabilidad es cuidar de nuestros hermanos pequeños

Los animales y demás formas de vida son también nuestros hermanos, y por lo tanto es nuestra responsabilidad cuidar de todos ellos y buscar una convivencia armónica y equilibrada. Pero no lo estamos haciendo. Como humanos, poseemos una inteligencia superior y un mayor poder, por lo tanto también una gran responsabilidad para con ellos. ¿Cómo nos sentiríamos si otra especie con más poder nos hiciera lo mismo que hacemos nosotros a los animales de nuestro planeta? ¿Nos parecería cruel, malvado e injusto?

Los animales se merecen todo nuestro respeto y cuidado, y no solo cierto tipo de animales como los «domésticos» u otros con los que tenemos una mayor afinidad, sino TODOS. Todos los animales y seres vivos tienen una función y derecho a la vida. Si nosotros, los humanos, no les hemos dado la vida, ¿por qué nos creemos con el derecho a quitársela?

Una enorme cantidad de animales está sufriendo cada día por nuestro egoísmo e ignorancia. Ya está más que demostrado y documentado el hecho de que no necesitamos comer animales para vivir, y además es perjudicial para nuestra salud. Por lo tanto el sufrimiento y la muerte de miles de millones de animales cada año es innecesario y propio de una sociedad primitiva.

Nuestro sistema alimenticio actual provoca el sufrimiento y la muerte de miles de millones de animales cada año en el mundo. Y esto, cuando además de ser totalmente innecesario para estar sanos y fuertes, ha demostrado ser perjudicial para nuestra salud.

¿Cómo podemos cambiar esto?

En el sistema actual, el consumidor manda. Las industrias existen gracias a los consumidores, que somos los que decidimos, con nuestras compras y hábitos de consumo, hacia dónde irá el mercado. Reducir la demanda de cierto tipo de productos y demandamos otros es una de las claves. Así, no solo podemos cambiar los tipos de productos y servicios que se nos ofrecen, sino también los sistemas de producción, explotación y otras prácticas. El sistema alimenticio predominante actual están acabando con nuestra salud, con la naturaleza y con millones de seres vivos con los que convivimos. Las industrias necesitan a los consumidores, por lo que nos ofrecerán lo que más demandemos. Si cambiamos nosotros, y nuestros hábitos de consumo y de vida, todo lo demás cambiará también a nuestro alrededor. Y para esto es necesario ya un cambio de conciencia, y defender nuestros valores con firmeza y determinación.

Un cambio de conciencia, y en nuestra forma de vivir en el mundo, es necesario ya para acabar con tanto sufrimiento innecesario y crear entre todos una nueva humanidad más respetuosa y amorosa con todo y con todos.

Nuestro sistema alimenticio actual provoca el sufrimiento y la muerte de miles de millones de animales cada año